top of page
  • Foto del escritorCírculo de Fantasía

Therick y el mundo cautivo

Manuel Torres comparte en esta entrada su reseña del libro Therick y el mundo cautivo, de José Martel Rodríguez.


THERICK Y EL MUNDO CAUTIVO


De vez en cuando nos encontramos con una obra que por algún motivo, se sale de lo habitual y nos sorprende gratamente, sacándonos de nuestra anodina rutina, y gracias a la genialidad de un autor nos arranca una inmensa sonrisa, y nos otorga unas horas de diversión a las que no se les puede otorgar precio alguno. El trabajo de José Martel Rodríg

uez es redondo, de calidad, y evocará sin lugar a duda en los lectores una sensación de conexión con la obra desde las primeras páginas hasta la última sílaba que aparece en este libro maravilloso. ¿Quién no adora las aventuras? Pues en este libro tenemos una grande, que en cierta medida nos recuerda a los inicios de El hobbitt, del padre de la literatura de fantasía, J.R.R. Tolkien, a quien todos los amantes de la literatura fantasía idolatramos en cierta medida, y en particular los escritores. Una criatura extraña a nuestros ojos, un prosópito, que vive feliz en su pequeño mundo, en su humilde morada, una truocua, que no es otra cosa que una cueva con ramificaciones, con pocas aspiraciones aparte de tener una vida tranquila, alimentarse de raíces, y atesorar alguna piedra brillante que encuentra en sus expediciones por su hogar subterráneo. La aparición de un intruso algo escandaloso, la estridente zalmanthena, de nombre Kimirion, a la que cura las heridas, y presta oídos a sus locas vivencias y aventuras, es la que desata unos sentimientos que el prosópito desconocía albergar. Cuando su nuevo amigo se marcha sin previo aviso, Therick decide salir en su búsqueda; y aquí comienza un viaje iniciático lleno de maravillas y prodigios.


El tono narrativo es hermoso, atrayente, nos evoca a luchar por la amistad, ya que el protagonista decide salir en pos de su nuevo amigo, y por el camino hace otros nuevos, y nos muestra el gran valor que posee actuar de forma altruista, genuina y bondadosa. Ello siempre reporta beneficios a largo plazo. El código de conducta de Thierick es limpio, ideal para enseñar a nuestros hijos, por lo que es una aventura perfecta para lectores jóvenes, amantes de las aventuras. Podrán sentir aquella sensación tan genuina que experimentamos toda una generación al leer La historia interminable, de Michael Ende. El mundo del prosópito nos encandilará de una forma que seguramente no esperábamos. Los personajes que rodean a Thierick son una auténtica maravilla. El pueblo de los duendes en sí mismo es retrato hermoso y al mismo tiempo desenfadado, que aporta una frescura impagable. Cada criatura en sí misma tiene una personalidad muy bien definida, diferente del resto, y todos estos matices hacen que la obra crezca en dimensión y profundidad, pero sin renunciar a una alegría contagiosa que nos robará muchas sonrisas a lo largo de la novela. No sería justo no mencionar las magníficas ilustraciones de Melani Garzón, que ponen imágenes a lo que el autor nos narra de forma brillante.

Uno de los puntos más sobresalientes de la obra son los giros de la misma. Lo que parece una aventura que realmente entraña algunas dificultades, se convierte en algo inesperado, épico, de una magnitud difícilmente mensurable, que desde luego no esperábamos en un principio. Este es un elemento que no es tan habitual de encontrar en una novela de fantasía, donde a menudo el desarrollo de las tramas se entrevé en parte desde el inicio. El ritmo va in crescendo hasta alcanzar unas cotas de gran calidad, transformándose en una novela trepidante, donde encontraremos muchísimas cosas que no son lo que parecen, sucesos y personajes que nos sorprenderán. ¿Se puede pedir más? Solo que la continuación de las aventuras del prosópito lleguen pronto para continuar disfrutando de ellas. Calidad garantizada.



7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page